Musica zen para meditar

3:00:113 hora de música de meditación zen: sonidos de la naturaleza, música relajante…yellow brick cinema – relaxing musicyoutube – 18 feb 2016

La música de meditación es aquella que se interpreta para ayudar a la práctica de la meditación. Puede tener un contenido religioso específico, pero también, más recientemente, se ha asociado a compositores modernos que utilizan técnicas de meditación en su proceso de composición, o que componen dicha música sin ningún grupo religioso en particular como enfoque. El concepto también incluye la música interpretada como un acto de meditación.
La música de meditación moderna del siglo XX comenzó cuando compositores como John Cage, Stuart Dempster, Pauline Oliveros, Terry Riley, La Monte Young y Lawrence Ball empezaron a combinar técnicas y conceptos de meditación y música. Entre las obras específicas se encuentran Music for Zen Meditation (1964) de Tony Scott, Inori (1974), Mantra (1970), Hymnen (1966-67), Stimmung (1968) y Aus den sieben Tagen (1968) de Karlheinz Stockhausen, Quartet for the End of Time (1941) de Olivier Messiaen, y Ben Johnston, cuya obra Visions and Spells (una realización de Vigil (1976)), requiere un periodo de meditación antes de su interpretación. Los conceptos de R. Murray Schafer sobre la clariaudiencia (audición limpia), así como los que se encuentran en su obra The Tuning of the World (1977), son meditativos[1].

frecuencia de la felicidad

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La música tiene muchos beneficios maravillosos para la gestión del estrés y la salud en general. Puede ayudarte a calmar tu fisiología sin hacer un esfuerzo consciente, y eso puede aliviar el estrés de tu mente. La música también puede elevar tu estado de ánimo, ralentizar tu respiración y provocar otros cambios en el estrés.
La meditación es también una de las estrategias de gestión del estrés más populares por una buena razón: aporta beneficios a corto plazo, como la calma de la mente y el cuerpo, y puede aumentar la resistencia al estrés con el tiempo.  Combinar la música con la meditación puede profundizar los efectos positivos de ambas y proporcionar un mayor alivio del estrés.

8:04:528 horas de música relajante para dormir para aliviar el estrés – hermoso piano …calmante relajaciónyoutube – 30 sep 2020

Como compositor, siempre que creo música de meditación o de hipnosis libre de derechos de autor, tengo en cuenta los principios de la psicoacústica. Esencialmente, la psicoacústica es el estudio de la percepción del sonido y de las formas en que te afecta mental, emocional e incluso físicamente. Podría considerarse una forma de psicología musical.
La razón fundamental por la que nos gusta escuchar música es porque nos altera el estado de ánimo. La música puede estimularnos o tranquilizarnos. Puede aliviar el estrés o inducirlo. Puede elevarte o deprimirte.
La música puede ser extremadamente poderosa en este sentido. ¿Alguna vez se ha sentido tan conmovido por una bella pieza musical que ha llorado? ¿Se ha encogido alguna vez ante el sonido de las uñas arrastradas por una pizarra? La mayoría de la gente responde que sí a ambas preguntas.
Entonces, si el sonido puede tener un efecto tan fuerte sobre nosotros, ¿cómo podemos utilizarlo en nuestro beneficio? ¿Qué puede enseñarnos el estudio de la psicoacústica sobre la creación de música que fomente estados alterados de conciencia, como los que experimentamos en la meditación y la hipnosis?

música para dormir profundamente 159

Pero cualquiera que haya intentado meditar, ya sea tumbado en la cama, sentado en una silla o en posición de loto completa, le dirá que no es tan sencillo. Incluso el yogui más ansioso puede sentarse, respirar profundamente, encontrarse relajado y felicitarse por lo bien que va la meditación. Pero entonces, tal vez te concentras en tu respiración e inmediatamente suena en tu mente «Breathe» de Faith Hill (o si no, «Breathe» de Fabolous). Sea como sea, pronto te encontrarás cara a cara con lo que muchos profesores y practicantes denominan «mente de mono». Saltando, jugando, dando vueltas, haciendo listas de tareas que terminar y correos electrónicos que disparar, llamadas telefónicas que hay que hacer, esa «mente de mono» nos hace darnos cuenta de que calmar la mente moderna no es una tarea sencilla, sino de hecho hercúlea.
«La música tiene encantos para calmar un pecho salvaje», dice la tan citada frase del dramaturgo William Congreve, pero la música también tiene la capacidad de calmar la mente de mono y permitir que sus oyentes tengan una mayor sensación de calma. Con el aumento del interés por la filosofía oriental y la meditación en Occidente a partir de la década de 1960, la música se utilizó a menudo para transportar a su público a estados de conciencia elevados. Músicos de jazz como John y Alice Coltrane trataron de infundir sensibilidades orientales a la música occidental para conseguir un sonido universal, que a menudo incluía el sitar y la tambura en un entorno de jazz. No fueron los únicos: Músicos como Tony Scott y Paul Horn empezaron a viajar con sus trompas por Oriente, trayendo consigo esas sensibilidades.