Mindfulness en casa

mindfulness para principiantes

Este juego es más sencillo que el Espía Ocular y, sin embargo, puede ser una poderosa herramienta para frenar los pensamientos en espiral. En primer lugar, mira a tu alrededor y nombra tres cosas que puedas oír, luego dos que puedas ver y, por último, una sensación que sientas: «Al hacer esto, te conectas a la tierra aumentando la conciencia de tu cuerpo y tu entorno», dice Martínez.
Antes de abrir el ordenador portátil y empezar a trabajar, tómate unos minutos para centrarte: «Dedicar un poco de tiempo por la mañana a establecer intenciones te ayuda a empezar el día con la mente despejada», dice Shirin Eskandani, coach de mentalidad y fundadora de Wholehearted Coaching. «Esto puede incluir escribir un diario, moverse, leer o meditar. Por ejemplo, puedes empezar con el yoga y notar lo que tu cuerpo necesita en ese momento, o leer un libro edificante para establecer un tono positivo para el día. En ese caso, encuentra tiempo por la tarde o por la noche para tranquilizar tu mente. Todo lo que necesitas son 10 minutos, dice Eskandani: Las 7 mejores aplicaciones de yoga que puedes usar en cualquier momento y lugar

ejercicios de mindfulness

Tanto si trabajas desde casa como si te aíslas, esta «nueva normalidad» presenta sus propios retos. Todos necesitamos una rutina diaria sencilla, impregnada de prácticas nutritivas para elevar nuestro estado de ánimo y nuestros niveles de energía y mantenernos conectados. Las técnicas de atención plena pueden ser una forma estupenda de mantenernos anclados en la calma sin necesidad de tiempo, energía o gastos adicionales.
La atención plena consiste en prestar atención al momento presente tal y como sucede: lo que ocurre a tu alrededor y lo que experimentas en tu interior (tus pensamientos, sensaciones y emociones). La capacidad de darse cuenta también debe ir acompañada de la aceptación (permitir que las cosas sean como son) y una buena dosis de autocompasión (reconocer cuando las cosas son difíciles). La atención plena nos ayuda a gestionar los momentos difíciles y a apreciar realmente los buenos momentos.
Un aspecto central del concepto de atención plena es saber que tú no eres tus pensamientos o emociones, sino que los experimentas. Tú eres el testigo de todas esas experiencias pasajeras. La atención plena nos ayuda a dar un paso atrás para estar menos presionados por nuestros pensamientos y sentimientos, y en esa pausa tenemos mayor capacidad para elegir cómo responder. Hay muchas técnicas de atención plena que pueden ayudar a calmar la ansiedad, pero no se trata de un enfoque único. Cada persona tiene sus propias características, así que experimenta con estas herramientas y comprueba lo que te funciona.

consiga un poco de espacio en la cabeza : 10 min…

Probablemente ya tengas una rutina diaria para una semana de trabajo típica, así que crea una rutina similar para cuando trabajes en casa. Levántate a la misma hora, prepárate y planifica tu día lo mejor posible. Establece pautas para los proyectos en los que quieres trabajar, crea un tiempo para las personas con las que tienes que hablar y ve tachando de la lista a medida que avanzas. La satisfacción que recibes al completar una tarea libera dopamina en tu sistema, lo que te anima a ser positivo y a seguir trabajando.
Las personas con altos niveles de estrés tienen una baja variabilidad del ritmo cardíaco (VFC). La variabilidad del ritmo cardíaco es simplemente una medida de la variación del tiempo entre cada latido. Respirar a un ritmo de seis respiraciones por minuto ayuda a aumentar la VFC, induciendo una sensación de calma y relajación que ayuda a reducir el estrés y a devolver la atención a uno mismo y a sus emociones.
Cuando se trabaja desde casa, no es difícil perder la noción del tiempo, ya que la vida personal empieza a entremezclarse con la laboral. En la oficina, puedes charlar con un compañero de trabajo, dar un paseo hasta la fuente de agua o ir rebotando de reunión en reunión. En casa, estás aislado de estos pequeños descansos que normalmente harías a lo largo del día. Salga de la pantalla del ordenador y almuerce en la mesa del comedor, siéntese en el jardín para tomar aire fresco o suba y baje las escaleras un par de veces para ponerse en movimiento. Este sería un buen momento para meditar. La meditación reduce el estrés y la ansiedad, ya que te permite centrarte en ti mismo y alejar tu mente de lo que ocurre a tu alrededor. Esto significa que es más probable que mantengas la calma a lo largo del día y, por tanto, que estés más concentrado y seas más productivo.

practicar el mindfulne… 75 elementos esenciales…

A menudo hay mucha presión en la oficina, donde el estrés gotea literalmente del techo. Un entorno así puede hacer que nos irritemos rápidamente y nos sintamos amenazados. La mayoría de nosotros sabemos cómo acaba esto: agresión pasiva hacia los compañeros o el jefe, y tensión en el aire.Casi nueve de cada diez alemanes se sienten estresados por su trabajo. En Berlín, una de cada dos personas se siente en riesgo de sufrir un burnout. Más de la mitad de los empleados sufren de vez en cuando dolores de espalda, fatiga persistente, ansiedad, desgana o insomnio.La oficina en casa también ha traído nuevos retos. Según un estudio de LinkedIn, por ejemplo, alrededor del 80 por ciento de los alemanes trabajan más de lo habitual cuando están en la oficina en casa durante Corona: alrededor del 30 por ciento (¡casi un tercio!) dice que hace cuatro o más horas extra al día. Una de cada cinco personas siente aún más presión de tiempo y rendimiento. Una cuarta parte afirma que le cuesta concentrarse en su trabajo debido a la exposición a los medios de comunicación en la oficina en casa.
Numerosos estudios e investigaciones demuestran que el concepto de mindfulness puede ayudar a contrarrestar estas tendencias. En la Universidad de Gießen, por ejemplo, han descubierto que la meditación cambia el «modo por defecto». Es el estado en el que entra nuestro cerebro cuando no tenemos que realizar una tarea controlada conscientemente. Estos son los momentos en los que la mente se pierde en una espiral de pensamientos, rumiando activamente, y consumiendo así aún más glucosa que durante otras actividades cerebrales.La atención plena puede ayudarnos a pulsar el botón de pausa en estos procesos tan subconscientes en lugar de quedar atrapados en nuestros pensamientos acelerados e ir en un viaje frenético.Las personas que practican la atención plena con regularidad pueden incluso detener el flujo de pensamientos por completo. ¿De qué te sirve esto? Puedes aprovechar conscientemente los momentos en los que no tienes «nada que hacer» para recargar las pilas y descansar internamente.En este artículo hemos reunido cinco consejos que te ayudarán a practicar la atención plena, especialmente en la oficina de casa y en el trabajo. Pronto serás capaz de cambiar al «modo de relajación» más a menudo y dejar que tus pensamientos y sentimientos se vayan.