Ganar flexibilidad

resultado de la flexibilidad

Si ya estás practicando yoga, no necesitas que los científicos del ejercicio y los fisiólogos te convenzan de los beneficios de los estiramientos, pero ¿qué pasa con la flexibilidad y cómo se relaciona con la profundización de las asanas? Por ejemplo, cuando te doblas hacia adelante y te quedas corto por la tensión en la parte posterior de las piernas, ¿puede la ciencia decirte qué está pasando? ¿Y puede ese conocimiento ayudarte a profundizar?
La respuesta a estas últimas preguntas es «Sí». El conocimiento de la fisiología puede ayudarte a visualizar el funcionamiento interno de tu cuerpo y a centrarte en los mecanismos específicos que te ayudan a estirar. Puedes optimizar tus esfuerzos si sabes si la tirantez de tus piernas se debe a una mala alineación del esqueleto, a la rigidez de los tejidos conectivos o a los reflejos nerviosos diseñados para evitar que te hagas daño. Y si sabes si las sensaciones incómodas que sientes son advertencias de que estás a punto de hacerte daño, o si sólo son avisos de que estás entrando en un territorio nuevo y emocionante, puedes tomar una decisión inteligente entre seguir adelante o retroceder, y evitar lesiones.

programa de entrenamiento de la flexibilidad

Mantener una amplitud de movimiento articular normal es fundamental para el bienestar general. Puede ayudar a aliviar el dolor asociado a los problemas musculoesqueléticos, ayudar a prevenir el agravamiento de una antigua lesión y aumentar la circulación de los músculos y los nervios. Polly de Mille, fisióloga del ejercicio en el Centro de Rehabilitación y Rendimiento Deportivo del Hospital for Special Surgery, comparte sus principales consejos para aumentar la flexibilidad.
1. Calienta antes de estirar. El estiramiento NO es un calentamiento. Estirar los músculos en frío puede aumentar el riesgo de lesiones, así que realice un ligero calentamiento cardiovascular antes de estirar. Los músculos calientes serán más flexibles y conseguirás un estiramiento más seguro y eficaz.
2. Realice estiramientos dinámicos en lugar de estáticos antes de la actividad. Los estiramientos dinámicos consisten en moverse gradualmente hasta los límites de su rango de movimiento. Un ejemplo sería realizar 15 balanceos de piernas aumentando gradualmente el rango y estirando los isquiotibiales a medida que se balancea la pierna. En los estiramientos dinámicos no hay que «aguantar el estiramiento».
4. Realice una rutina de estiramientos equilibrada. Asegúrate de estirar tanto la parte delantera como la trasera de tu cuerpo. Preste especial atención a las zonas especialmente tensas. Los estiramientos que le resultan más difíciles suelen ser los que más necesita.

cómo mejorar la flexibilidad rápidamente

Este artículo fue escrito por Eric Christensen, DPT. Eric Christensen es un fisioterapeuta con sede en Chandler, Arizona. Con más de una década de experiencia, Eric trabaja tanto en el campo ortopédico como en el neurológico y se especializa en la prescripción y enyesado ortopédico personalizado, reprogramación vestibular y terapia manual. Él tiene una licenciatura en Ciencias del Ejercicio con un enfoque en la medicina deportiva de la Universidad Estatal de Colorado y un Doctor en Terapia Física de la Universidad de Regis. En la práctica, Eric adopta un enfoque de desarrollo para la rehabilitación utilizando la Evaluación del Movimiento Funcional Selectivo. Utiliza el patrón de movimiento funcional y la terapia manual para devolver a los pacientes a los niveles de función anteriores.
A medida que envejecemos, nuestras articulaciones y músculos se vuelven menos flexibles. Puede notar que su cuerpo se siente rígido por la mañana cuando se despierta de un sueño pesado, que ha desarrollado nuevos dolores en los hombros o la espalda, o que no puede alcanzar los brazos tan alto como solía hacerlo sin dolor. Afortunadamente, hay formas de recuperar la flexibilidad que la mayoría de nosotros disfrutamos de forma natural durante nuestra juventud. La flexibilidad mejora la circulación, la salud muscular y la resistencia[1].

cómo conseguir flexibilidad

Si considera que tocarse los dedos de los pies es una fantasía descabellada que nunca se hará realidad, sepa esto: Los ejercicios de tu entrenamiento combinados con la nutrición, la hidratación y las elecciones de estilo de vida pueden tener un gran impacto en tu flexibilidad. Así es. No hace falta que pongas tu cuerpo en forma de pretzels o que te inclines sobre los dedos de los pies durante horas al día para conseguir algo de flexibilidad en tus extremidades.
Mejorar tu capacidad de flexión es crucial para algo más que para prevenir lesiones. De hecho, el entrenamiento de la flexibilidad es un aspecto importante para ganar fuerza y tamaño. El levantador típico pasa la mayor parte de su día fuera del gimnasio encorvado hacia delante sobre un ordenador, lo que deteriora aún más cualquier posibilidad de adoptar una postura adecuada. Aparte de prevenir las lesiones, tener una mejor postura ayuda a mostrar el físico musculoso que tanto has trabajado para construir. La flexibilidad adecuada también va de la mano con los ejercicios de rango completo de movimiento, como las sentadillas y los levantamientos de peso muerto, que son importantes constructores de músculo. Tener las caderas y los hombros tensos puede inhibir la forma correcta y limitar tu forma física, así que ponte a trabajar en la flexibilidad.