Asanas yoga equilibrio

Asanas yoga equilibrio

Vrikshasana

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Los movimientos de equilibrio de pie son un reto. La fuerza de las piernas, la flexibilidad de la parte superior del cuerpo y la capacidad de mantener el equilibrio sobre una pierna son necesarios para completar esta secuencia de ejercicios. Muévete con gracia de una postura a otra mientras mantienes la pierna levantada del suelo durante todo el ejercicio.
Si tu pierna levantada empieza a temblar, es una buena señal de que estás construyendo músculo. Tómate tu tiempo y respira para mantener el equilibrio. Activa tu núcleo para obtener un apoyo adicional y para aprovechar al máximo el tiempo de ejercicio.
Comienza en utkatasana (también conocida como postura de la silla incómoda), con ambas piernas dobladas por la rodilla. Concéntrese en las caderas, los muslos y los glúteos mientras mantiene los dedos de los pies apuntando hacia adelante. Ponte en cuclillas hasta que los muslos estén casi paralelos al suelo. Cuando levante los brazos, tenga cuidado de no encoger los hombros.

Tadasana

Hay muchas razones para añadir el yoga a tu rutina diaria: Puede mejorar la flexibilidad, ayudar a la digestión, promover un mejor sueño y apoyar la salud mental, entre otros beneficios. Por no hablar de que es un tipo de ejercicio que se puede hacer prácticamente en cualquier lugar. Las posturas de yoga de pie no sólo son una opción conveniente para estirarse y fortalecerse durante el día, sino que también son fantásticas para desarrollar el equilibrio y la estabilidad. Por lo general, estas posturas se mantienen durante un período de tiempo más corto y tienden a ser bastante energizantes. A continuación, hemos recopilado 15 posturas de yoga de pie -con sus nombres en inglés y sánscrito- demostradas por los instructores de yoga Phyllicia Bonanno y Juanina Kocher:

Vrikshasana

Cuando te caes, ya sea en una postura en la esterilla o en la vida cotidiana, la clave para evitar lesiones es una reacción rápida. Es necesario que tu cuerpo tenga la capacidad de ser rápido, lo que te permitirá responder con la suficiente rapidez como para atraparte a ti mismo en medio de la caída o agarrar a un niño fuera de peligro, por ejemplo. Aunque las caídas pueden tener consecuencias más graves más adelante en la vida, a cualquier edad y nivel de actividad, los componentes de la aptitud motriz del equilibrio, la agilidad, la velocidad, la coordinación y la potencia son vitales para la vida diaria funcional y óptimos para el rendimiento deportivo.
Cuando pensamos en el equilibrio, a menudo nos imaginamos sosteniendo una pintoresca Media Luna o la Postura del Árbol, pero las caídas no suelen producirse cuando se está quieto o en un estado o postura estable, sino más bien cuando se está en movimiento, en transición o en ajuste. La clave para desarrollar el equilibrio, la coordinación y prevenir las lesiones por caídas a medida que envejecemos está en dominar las transiciones y desarrollar la potencia.
En colaboración con la Universidad de Miami, hemos estudiado los patrones de utilización de los músculos en las diferentes posturas de yoga. Hemos aprendido qué músculos se utilizan realmente y cuán activos están durante cada postura. Por ejemplo, en el estudio de electromiografía (EMG), que registra la actividad eléctrica producida por los músculos esqueléticos, cuanto más se activan los dedos de los pies en las posturas de pie, mayor es la actividad de los músculos de la parte inferior de la pierna, por lo que se dirige a los músculos primarios del equilibrio. Como resultado de este tipo de datos y de la innovación, creamos una secuencia científicamente probada para aumentar el equilibrio y prevenir las caídas.

Dhanuras…

Párate derecho. Engancha tu núcleo. No saques el culo. ¿Qué pasa con tu postura? La mayoría de nosotros hemos oído esto, en un momento u otro. ¿Por qué es tan importante? Pues porque evita lesiones a largo plazo. Es muy sencillo.
Del mismo modo, oímos al profesor de yoga indicarnos que mantengamos la columna vertebral recta, el núcleo comprometido, las rodillas rectas, etc. Esto es para mantener nuestro cuerpo alineado; ya que ayuda a fortalecer y aumentar la flexibilidad. Además, nos ayuda a mantener el equilibrio.  Así, la forma de sentarse, de estar de pie y de caminar afecta al equilibrio y viceversa.
Los beneficios físicos son la fuerza, la estabilidad, la coordinación y la mejora de la postura.    Fuera de la esterilla, las asanas de equilibrio ayudan a aliviar el estrés y a reducir la tensión interior. Además, mejoran el enfoque, la concentración y la memoria.
Incluso equilibrios relativamente sencillos como Vrikshasana y Garudasana exigen toda nuestra atención. No se puede fingir: En el momento en que perdemos la concentración, nos caemos. Hay una inmediatez inevitable en estas asanas de equilibrio. De pie sobre un pie, dejamos de lado de forma natural los pensamientos extraños para centrarnos en la tarea que tenemos entre manos. Por eso estas posturas pueden infundir una profunda sensación de calma aunque requieran un estado de alerta intenso e inquebrantable.