10 posturas de yoga para la espalda baja

posturas de yoga de pie para el dolor lumbar

Según la Asociación Americana de Quiropráctica, se estima que hasta el 80% de la población sufrirá un problema de espalda en algún momento de su vida.  El dolor lumbar, en particular, es la principal causa de discapacidad en todo el mundo.
Estas alarmantes cifras ponen de manifiesto la importancia de cuidar la espalda ahora, antes de que se convierta en un obstáculo para la vida. Además de mantener una dieta y un peso saludables, hacer ejercicio con regularidad y practicar una postura adecuada, el yoga puede ser una herramienta muy eficaz para prevenir y mitigar el dolor de espalda. Esta práctica ancestral también es conocida por fortalecer la espalda, lo que va de la mano de la prevención de los problemas de espalda.
«El yoga parece tan eficaz como otros tratamientos no farmacológicos para reducir la discapacidad funcional del dolor de espalda. Parece ser más eficaz en la reducción de la severidad del dolor o «molestia» del dolor lumbar cuando se compara con la atención habitual o la ausencia de atención.»
En este post hemos consultado a Josie, nuestra amiga e instructora de yoga certificada, para que nos proponga 10 posturas de yoga aptas para principiantes que se centran en la espalda, tanto para aliviar la tensión y el dolor de espalda como para fortalecer los músculos de esa zona. Practica estas posturas a menudo, ya sea junto a tu escritorio en la oficina o en la comodidad de tu propia casa.

yoga para el dolor lumbar y la ciática

El yoga es una práctica suave que resulta ideal para mantener la fuerza y la flexibilidad de la espalda. También es una de las herramientas más eficaces para ayudar a reducir el dolor lumbar, la fuente más común de dolor y discapacidad entre los adultos mayores.
El yoga consiste en una serie de posturas y hace hincapié en las técnicas de respiración. Las posturas enseñan a estirar y fortalecer los músculos, lo que ayuda a reducir la tensión muscular, aumentar la flexibilidad y la fuerza, y mejorar el equilibrio y la fortaleza de los huesos.
En el caso del dolor lumbar, el yoga puede ser especialmente útil para los músculos que sostienen la espalda y la columna vertebral, como los músculos paraespinales que ayudan a doblar la columna, los músculos multífidos que estabilizan las vértebras y el transverso abdominal, que también ayuda a estabilizar la columna.
Los beneficios del yoga van más allá de los músculos. Los movimientos lentos y la concentración continua en la respiración adecuada pueden mejorar el aspecto emocional del dolor de espalda al ayudar a reducir el estrés y aliviar la ansiedad y la depresión.

yoga para principiantes con dolor de espalda

Tanto si el dolor de espalda se debe a un entrenamiento, a un horario estresante o a estar sentado todo el día en un escritorio, estirarse de la forma adecuada puede ayudarle a liberar toda esa tensión acumulada. Ahí es donde entra en juego el yoga: Practicar posturas que enfaticen la fuerza y la estabilidad puede hacer maravillas con tus dolores, explica Caitlin Casella, profesora de YogaWorks y formadora de profesores que ha lidiado con la lumbalgia.Pero las clases en grupo pueden ser complicadas, dice, y algunas posturas pueden acabar haciendo más daño que bien si no tienes cuidado. «No te preocupes tanto por la flexibilidad. Preocúpate más por hacerte más fuerte, más estable y por mejorar la calidad de la respiración cuando descansas», dice Casella. Las siguientes posturas te animarán a encontrar la longitud en los cuatro lados de tu cuerpo mientras estabilizas los músculos del núcleo y de la espalda. Muévete lentamente por cada una de ellas y haz una pausa en cada postura durante al menos 10 respiraciones. Siéntete libre de permanecer un poco más en la postura del niño, el puente con apoyo y el descanso constructivo.

posturas de yoga para el dolor lumbar pdf

Objetivos: isquiotibiales, columna vertebralCómo: Empiece de pie con los pies juntos y los brazos a los lados. Haga una bisagra en las caderas y baje la cabeza hacia el suelo y el torso para que cuelgue delante de los muslos (doblando las rodillas si es necesario). Agarre los codos opuestos con las manos y deje que la parte superior del cuerpo se relaje. Respire y enderece lentamente las rodillas para estirar la parte posterior de las piernas. Mantenga la postura durante un minuto.
Objetivos: flexores de la caderaCómo: Comience de pie en la parte superior de una colchoneta con los pies juntos y los brazos a los lados. Gire las caderas y baje el torso para colocar las manos en la colchoneta a ambos lados de los pies. Dobla la rodilla derecha y retrocede el pie izquierdo para que la pierna izquierda se extienda recta y los dedos de los pies estén metidos y plantados en la esterilla. (El estómago debe estar apoyado en el muslo derecho). Baje la rodilla izquierda hacia el suelo, desplace los dedos del pie izquierdo y deje que las caderas se hundan hacia la esterilla. Active los abdominales inferiores y los glúteos para hundir el coxis. Mantenga la postura durante un minuto. A continuación, repita en el otro lado.
Objetivos: caderas, columna vertebral, hombrosCómo: Empiece con las manos y las rodillas, con los codos y las muñecas por debajo de los hombros, las rodillas por debajo de las caderas y los dedos de los pies sin apretar. Al inhalar, deje caer el estómago y arquee la espalda para levantar el coxis y el pecho hacia el techo. Mire hacia arriba. En la exhalación, tira del ombligo hacia la columna vertebral, y mete la barbilla y la pelvis hacia el ombligo para redondear la columna. (Inicie el movimiento generando desde el coxis y deje que la columna, el cuello y la cabeza le sigan). Repite durante un minuto.